• [email protected]

Tag Archive Condominios sociales

José Miguel Peña Virgili - Condominios sociales

El duro trabajo por hacer sobre los condominios sociales

Si es primera vez que usted se pasa por aquí, le cuento: mi nombre es José Miguel Peña Virgili y soy arquitecto de la Universidad del Bío Bío. En ese escenario profesional es que quiero hacer un acercamiento respecto a una nota subida en el sitio web del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, en la que se hablaba de una jornada de proyección del trabajo de regeneración de condominios sociales.

Según se relataba en el sitio oficial, se reunieron en Santiago los funcionarios Minvu de seis regiones del país, para compartir experiencias y aprendizajes y proyectar el trabajo venidero. En dicha cita, se conversó respecto a ciertas problemáticas de este tipo de viviendas y de qué tanta capacidad de gestión se le permite tener al Minvu para estos casos.

Claro, una de las conclusiones fue la de fomentar los vínculos entre municipios, gobiernos regionales y otros entes estratégicos, pues la labor ciudadana va mucho más allá de lo que pueda hacer cualquier institución. Sin embargo, mi pregunta es ¿qué tanta claridad se tiene acerca de los problemas derivados de la vida en una vivienda o condominio social?

Si bien las respuestas son muchas, una noticia publicada en el diario La Tercera a finales del año 2013, clarificó en parte una situación que no es sorpresa. Tal como indicaba el titular del artículo, un 28% de los condominios sociales de Santiago presenta mala accesibilidad. No obstante, líneas más abajo, se evidenciaba que los problemas se hacías profundos en asuntos como el tamaño de los departamentos, falta de acceso a servicios y áreas verdes y una deficiente calidad en las construcciones.

Entonces, ¿basta simplemente con “proyectar trabajo”? Difícilmente. La situación es bastante más compleja en nuestro país y dice relación, estrechamente, con políticas habitacionales insuficientes, que responden más a la cantidad de techos entregados que a un aporte sincero y duradero a la calidad de vida de las personas.

Algunos problemas comunes

Generalmente, los condominios sociales, también llamados “blocks”, corresponden a edificios de baja altura, con departamentos familiares pequeños, en los que los bienes comunes –como las fachadas, techos y escaleras─ pertenecen a todos los propietarios de departamentos del edificio.

Los principales problemas que suelen presentar, son las filtraciones de agua en los pisos superiores, las ampliaciones ilegales, los microbasurales que se forman en el vacío de espacios mal planificados, las luminarias insuficientes y las áreas verdes y de juegos muy mal mantenidas.

Al menos en lo que a mí respecta, todo el conflicto transita por la única cornisa del espacio y la superpoblación. Ocurre que, si el espacio se hace insuficiente dentro, la lógica del comportamiento humano hará a las personas salir de sus departamentos para hacer su vida en el exterior, legítimamente suyo y de sus vecinos, como forma de escapar al hacinamiento propio de viviendas escasas en metros cuadrados. De allí, se propician las ampliaciones con material peligrosamente ligero y el excesivo desgaste de estructuras para las que, el diario vivir, empuja a otros usos, como colgar ropa en tuberías externas ante la falta de mejores instalaciones.

Sumado al pobre equipamiento urbano de los alrededores, queda en absoluta evidencia el descuido con que se trazan los planes de vivienda social en nuestro país. Lamentablemente, se ha priorizado históricamente la cantidad por sobre la calidad, estimando erróneamente el comportamiento humano y desvinculándolo de las influencias de su ambiente más próximo.

A primera vista, desde mi posición como arquitecto, los beneficios de un correcto aprovechamiento de espacios y una inteligente distribución de accesos a servicios básicos, permitirá no solamente entregar dignidad, sino hacer un real aporte a la igualdad en todos los estamentos de nuestra sociedad.

Espero sus comentarios.

José Miguel Peña Virgili.